Raúl, embajador Laureus, visita un proyecto en Nueva York

Comparte esta página
NUEVA YORK, 14 de junio, 2015 – La leyenda del fútbol español y embajador de Laureus, Raúl, actualmente una estrella en el New York Cosmos, sorprendió a un grupo de jóvenes de uno de los proyectos Laureus en Estados Unidos, con una visita a la zona del Bronx, y probando sus habilidades en un mundo diferente al suyo, las artes marciales y el jiujitsu. 
 
Raúl, uno de los mejores jugadores del Real Madrid que marcó el récord de 323 goles, visitó el proyecto Fight Back respaldado por Laureus en Estados Unidos, donde adolescentes aprenden a autodefenderse y reforzar la confianza en sí mismos a través de las artes marciales.
 
Durante su visita, Raúl afirmó: “Ha sido una gran experiencia para mi visitar el proyecto Laureus en el Bronx y estar con los chicos y chicas de Fight Back. Fue fantástico ver todo lo que hacen, el éxito que tienen en las artes marciales con todos los trofeos que han ganado, y más importante, pude ver de primera mano cómo se les enseña grandes valores. Estoy muy impresionado con la disciplina que estos niños alcanzan, que es necesaria para las artes marciales. Ha sido un día muy emotivo. Esta es la verdadera manera de cambiar vidas y ser diferente.”
 
El día previo a su visita a Fight Back, situado en el centro juvenil y familiar Mary Mitchell en Corona, Bronx, Raúl había organizado una sorpresa muy especial para darle la oportunidad a algunos de los jóvenes del proyecto a que fueran sus invitados especiales en el partido Cosmos ante Jacksonville Armada.
 
Fight Back ayuda a mujeres en riesgo de exclusión, normalmente pertenecientes a familias de origen afro-americano o hispano, muchas  veces desempleadas o de salario bajo. Estas mujeres necesitan la confianza y las habilidades que enseñan las clases de autodefensa. El Jiujitsu juega una parte importante favoreciendo el respeto propio, que es fundamental si van a mejorar sus vidas.
 
El proyecto también utiliza Jiujitsu para alejar a sus niños de las bandas callejeras y les ofrece alternativas deportivas. En una comunidad como el Bronx, donde la dureza y la actitud dominante son importantes para la gente joven, las artes marciales tienen un atractivo natural. El objetivo es hacer conscientes a los jóvenes que no es necesario luchar en la calle o usar la violencia para obtener respeto.
 
Uno de los adultos jóvenes que acudió al programa pidiendo ayuda fue Michael Quiles. Ahora es un instructor y su vida ha dado un giro de 180º. Dijo: “Cuando vine por primera vez a Fight Back, nadie me caía bien. La cosa que más agradezco a Fight Back es no rendirse nunca conmigo, sin importar lo malo o irrespetuoso que fuera. Fight Back nunca se rinde cuando ven que la gente tiene potencial. Cuando entré aquí, empecé a tener una segunda familia.”
 
Will Lawton, fundador y sensei (profesor) de Fight Back, dijo: “En el caso de la mayoría de niños que acuden a mí, los traigan sus padres o no, se trata de confianza y autoestima. Los niños que han sufrido abusos no tienen autoestima. El deporte me permite llegar hasta el punto clave”.